Categorías
Uncategorized

Una seguidilla de cuentos II parte.



[Pixabay.com](https://pixabay.com/es/photos/los-libros-horripilante-p%C3%A1ginas-2353372/)

La almohada. 

Los niños solían jugar a la casita en el jardín y siempre se llevaban la almohada de la cama de la abuela, la usaban como silla para comer u otras veces era usada como cama. 

La dejaban en su lugar al terminar de jugar y nada pasaba; una noche la abuela despertó gritando ya que sentía que algo pegajoso caminaba por su oreja, su nuera llegó corriendo para socorrerla y al entrar a la habitación también grito de terror, una culebra bebé entraba por la oreja de la abuela quien yacía inconsciente de terror. 

.. Nunca saques tu almohada al patio.. 

☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️

La gallina  Clementina. 

En la casa de la abuela Sara era común comer ricos platos caseros, pan amasado y leche recién ordeñada de la vaca. 

Como la abuela vivía en pleno campo era el lugar idóneo para las vacaciones, cada año su hijos, nuera y nietos la visitaban y se quedaban una estadía con ella. 

Para festejar la abuela Sara decidió matar una gallina para hacer cazuela, les dijo a los niños que no fueran, ya que no le gustaba que vieran esas cosas, pero Emilio y Raúl de seis y cuatro años respectivamente eran muy curiosos y se escabulleron a verla, con asombro y a modo de juego vieron como la abuela degollaba la gallina. 

Al estar la comida lista se sentaron a almorzar, los tres pequeños comieron rápido y fueron a jugar, al pasar las horas no sentían ruidos y como dice el dicho, si callados están algo están haciendo. 

Fueron a verlos y un grito pegaron al ver que Emilio y Raúl tenían a su hermana de dos años Clementina bajo un machete, mientras se reían y decían -degollemos a la gallina Clementina-; de un salto el padre sacó a la niña que lloraba a montones. 

……. Nunca dejen que los niños vean cosas que no deben, no vaya a ser que los degollen….. 

☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️☠️

El ruido blanco. 

Cada noche Gonzalo se quedaba dormido con el televisor encendido, el arduo día laboral lo dejaba agotado y al poner la cabeza en la almohada quedaba en el más profundo sueño, un sueño bastante pesado ya que no escuchaba ni sentía nada. 

Cada madrugada al llegar las 3:00 am el televisor hacia algo raro, aquellos puntitos de final de transmisión danzaban en la pantalla haciendo extrañas figuras, entre esas figuras se escuchaba un murmullo, bastante difícil de entender. 

Una de esas noches ya siendo viernes, Gonzalo se quedó dormido como de costumbre, pero esta vez su Skype había quedado abierto ya que había estado hablando con su prima Eloísa, llegando las 3:00 am comenzaron los ruidos otra vez, Eloisa despertó al sentir esos extraños ruidos a través de la pantalla de su pc, se inclinó y puso grabar para entender mejor, los murmullos en la habitación en ese extraño ruido blanco decían -falta muy poco para que vengas-, Eloísa quedó pasmada. 

…………. Nunca te duermas con el tv encendido, no sabes que puede haber ahí…. 


Cada sábado y domingo saldrá la seguidilla de cuentos cortos, si te gustan házmelo saber y si tienes algún microcuento de suspenso déjalo en la caja de comentarios.

………….. Hasta la próxima……………

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *