Categorías
Uncategorized

La luna roja.


[Pixabay](https://pixabay.com/es/photos/luna-llena-oscuro-escalofriante-1372783/). Editada en PicsArt version móvil.

Una pareja de enamorados había decidido hacer un pacto de amor eterno, este se enmarcaria bajo la luz de la luna, la única testigo ante ese amor inmensurable que se profesaba el uno por el otro. 

Salieron ambos de sus respectivos hogares para encontrarse en la esquina de la plazuela aledaña a sus casas, al verse mutuamente los suspiros se hacían inmensos y sus manos presurosa se entrelazaban fuertemente. 

Caminaron de la mano sin quitar sus miradas, uno junto al otro caminando y observándose en las pupilas de su amado, el amor los guiaba y no tropezaban con nada. Llegaron al parque, buscaron ese lugar que días anteriores habían decidido sería el propicio, se miraron a los ojos y vieron a la luna que brillaba más que nunca. 

El viento resoplaba las ramas de los árboles y ese lugar romántico se tornaba extraño, los enamorados seguían mirándose y susurrando palabras de amor, el muchacho acariciaba el cabello de su enamorada y ella embobada se recostaba en su pecho, no veía la mirada de su enamorado que había cambiado dramáticamente, el amor de antes ya no se veía. 

La niña cerró los ojos para ser besada por el amor de su vida, el muchacho sacó una navaja de su bolsillo, mientras gritaba palabras extrañas apuñaló a la niña reiteradas veces y los ojos de ella se mancharon de su propia sangre y la hacía ver una luna roja, las lágrimas brotaban mientras el último hálito de vida se esfumó del cuerpo de aquella enamorada, el muchacho terminó su trabajo extrayendo su corazón, lo envolvió en seda roja y simplemente se fue, no miró atrás, sonreía ya que había logrado realizar su extraña misión, encomendada por alguien que todos desconocemos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *